TRADUCTOR

martes, 6 de mayo de 2014

XII

En el cemento aquellos dientes de león
asoman esperanza
son la constancia de la vida
y me brinca el corazón

el gris asfalto ya no  resulta tan infranqueable
ni el acero tan intransigente
lo maduro sabe a oportunidad
la realidad  regala  candilejas al pasar

Un día ... solo uno me basta
nada más se necesita
y apenas el ojo resume la jornada.

















Qué arropo , qué contento,
el pensamiento  alarga su sombra en la despedida
como si a mi silueta no  le importara

y llega la noche  para charlar
hasta olvidar lo que atajaba la palabra
solo soltar las luciérnagas
aquellas magas  que me arrullan hasta el alba.

© Lichazul ®

16 comentarios:

Maritza dijo...

Qué preciosura,Ely... se siente ese agrado en la contemplación, que lleva a la hablante a un pensamiento profundo y fecundo.
Notar los pequeños milagros diarios es más que necesario.

Te felicito,querida amiga. Tremendo poema!
Me sentí nutrida.

Abrazo grande y felicidades.

Susana Jiménez dijo...

Eliza, sigo tus pasos, voy detrás de ti, viendo tus ciclos, observando como cierras y abres nuevos espacios en donde nos regalas candilejas, constancia, y poemas cargados de poesía.
En la noche me voy con tu palabra, con las luciérnagas que arrullaran el sueño hasta el alba.
Un abrazo fuerte

Gizela dijo...

Ufffff!!! Qué belleza!!!
POETA, siempre vuelas, pero hoy en esta madrugada madrileña, me siento en las alas de tus liciérnagas

Besotessssssss

TriniReina dijo...

A veces, apenas un arrullo nos basta para salvarnos o, al menos, para elevarnos desde el asfalto que nos aplasta.

Magnifico

Besos

Mavi en blanco dijo...

!CHACHI!
La noche arropa y suaviza cualquier dolor. Charlar, que bonita palabra rescatada con amor.
te abrazo fuerte Elisa
Mavi

Julito Chés dijo...

Vivir en lo poco, en lo menudo y amar la vida y los sueños.

Igna ignacio dijo...

Un día es tan corto, apenas unas horas,en tu blog el asfalto no existe, más bien la dulzura y madurez exacta de la mujer que mirando la vida la plasma o la escribe con maestría.
Para nuestro deleite, son muchas hadas las que nos acompañan.
Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Si Elisa, esa esperanza en flor, que brota del asfalto nos mueve y nos conmueve...Apenas perceptible, pero suficiente para elevar la esperanza y alumbrar luciérnagas a la noche.
Mi felicitación por tu evolución constante y tu amor a la palabra.
Mi abrazo y mi cariño, poeta y amiga.
M.Jesús

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus comentarios
tengan una jornada preciosa

abrazos energéticos

maria del carmen nazer dijo...

MAGNIFICO Elisa !! qué gozo leerte hoy !.
Me re re re encantó.
Besos del alma.
"Un arropo basta " ¿has visto ? .

María Socorro Luis dijo...


Un poema optimista, a pesar, y lleno de magia. La noche es bella y más con arrullo de luciérnagas.. Me gustan tus romanos, tan polifacéticos y tan profundos.

Besosdelejos.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus huellas
abrazos

Sandra Garrido dijo...

esta esteparia también entiende de vuelos, y aquí en esta poesía se eleva. Una esperanza mantiene la llama encendida en toda su esplendor de madurez.

Mil besos

Rafael dijo...

Muy sencillo el poema y con gran ternura en sus versos.
Un abrazo en la tarde.

Rafa Hernández dijo...

Siempre que la noche vaya acompañada de tan bello poema como este, seguro que se hace muy corta, bella y estrellada, aunque al día siguiente sepamos que el asfalto nos devorará de nuevo.

Besos Elisa.

Gualberto Cruzado Leyva dijo...

El arrullo es el gesto más tierno que disfrutamos, mas cuando está ausente nos sentimos huérfanos y desprotegidos, este poema es xilografia este gesto.

Etiquetas

Mi lista de blogs