TRADUCTOR

miércoles, 7 de mayo de 2014

XIII


No se me olvida
aunque lo  intente
aunque embriague los hechos
aunque me salte los importantes
aunque me borre del calendario
aunque silencie los ecos
no se me olvida
imposible
está allí para abrir la memoria
esa pequeña llave en la emoción colgando
tintinea cual campana
en las gradas de mi conciencia
alerta de los cambios
vigía de los horizontes y naufragios.













No se me olvida aunque mienta
y diga que nada ocurre
que estoy bien vivo
que soy candil en la oscuridad del pasillo
que  termino urdiendo retazos oxidados
que voy de la mano con mis saudades
que visto ropajes de éxitos efímeros
que comulgo aparte de toda la manada
que mezo  tardes solitarias
con la brisa de pareja por las calles

no se me olvida
aquello que dejó mella en el alma intensa.

© Lichazul ®

15 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Me dueles querida Licha, con toda esa carrga sobre los costados. Con una memoria ancestral que te sirve de sudario. Aquí se descoyunta la esteparia de la herida

Un abrazo fuerte esteparia

Carmen Silza dijo...

No se pasa por esta vida con la espalda libre de peso...la vida está llena de pocas alegrías y muchas tristezas, sobre todo, si miramos a nuestro alrededor.El sudario esta siempre empapado.
Feliz tarde Elisa

Rafael dijo...

Es que eso es imposible de que se olvide porque forma parte intrínseca de nuestro "yo".
Un abrazo en la tarde.

Rafa Hernández dijo...

Eso es lo malo que lo bueno y bello a veces se olvida pronto, pero el pesar y la desazón de los hechos nefastos, casi siempre los llevamos en el recuerdo.

Besos Elisa.

Gizela dijo...

Muy hermoso POETA
Somos fragmentos de vida cementados al alma, por memorias que marcaron diferencias, en nuestro andar humano

Me encantó!

Besossssss

El collar de Hampstead dijo...

Va muy cargada la protagonista de tus versos...
Lleva la mochila llena.

Besitos

Mirella S. dijo...

Hay hechos y heridas que no pueden olvidarse y aunque no estén presentes en nosotros todo el tiempo, quedan guardados en los rincones de la memoria.
Muy buen poema, Elisa.
Besotes.

Manuel López Paz dijo...

Hay huellas imborrables, para bien o para mal, pero que te hacen más fuerte...

Besote guapa. Duro poema

José Manuel dijo...

En el camino de la vida es muy difícil olvidar y borrar huellas.

Feliz día
Besos

Julito Chés dijo...

Y por si acaso escribes poemas para recordártelo.
Un beso.

Darío dijo...

Sin dudas, un fuego persistente... Un abrazo.

elisa lichazul dijo...

mil gracias a todos!!!
abrazos energéticos
tengan un día precioso

Gualberto Cruzado Leyva dijo...

He aquí aunque que silencie mis pasos, tengo el alma cincelada a tu modo y mis lágrimas aniegan los surcos es por eso que siempre abriré las puertas y esperarte a carcajadas.

Meulen dijo...

bueno ...aunque vuelen los vilanos no?
y se deshagan en el aire...nos vuelven a someter a su encierro...a esa memoria indestructible...

Kasioles dijo...

Querida amiga: ¿Cómo se nos va a olvidar aquello que ha marcado a fuego el alma?
Cierto es que seguimos viviendo, cierto es que la vida no se acaba, pro tú y yo, bien sabemos, que llevamos una herida que no se cierra y a veces sangra.
Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
kasioles

Etiquetas

Mi lista de blogs